Nos ha llamado la atención leer un estudio llevado a cabo por el Michael E. DeBakey Veterans Administration Medical Center de Houston (EE.UU.) y publicado por la revista de la American Heart Association, donde llegan a la conclusión de que tener perro es bueno para el corazón. Según estos expertos, las personas que tenemos perro realizamos más actividad física que las que no. El hecho de tener un perro implica que tengamos que salir a pasear al menos 20 minutos al día, y es precisamente ese el tiempo que se recomienda como mínimo andar para reducir problemas del corazón y en general para tener una vida medianamente activa. Lo cierto es que el estudio no puede demostrar si es causa o consecuencia. Es decir, si las personas con perro salimos más a andar, correr, etc. porque nuestro deber es cuidar de ellos, o si por el contrario los propietarios de perros tenemos de por sí una vida más activa y esto implica que podamos hacer más actividad física.
Y la verdad es que yo personalmente no voy a entrar en debate para averiguar si es causa o consecuencia. Quería compartir con vosotros el hecho de que los amantes de perros ya sabíamos que tener uno es bueno no solo para el corazón, sino para todo en general.

Tener perro es bueno para estar en forma

Es verdad que pensamos en hacer más actividades para disfrutar con ellos, hacemos planes para descubrir nuevos parques y zonas verdes en nuestra ciudad. Buscamos excusas para escaparnos los fines de semana y hacer excursiones por la naturaleza. E incluso nos iniciamos en el running (bueno, mejor dicho, lo intentamos) con la excusa de que nuestro perrito pueda correr y por qué no poder disfrutar los dos juntos.

Tener perro es bueno para socializar

No sé si os habrá pasado, o lo habréis notado, pero las personas que tenemos perro tendemos a hablar con otras personas que también tienen uno. A mí me llamó mucho la atención porque antes de poder tener uno que viviese conmigo en Madrid, al salir a la calle no me paraba nunca a hablar con nadie, es más, el simple hecho de saludar lo veía como algo anormal. Pero cuando salimos a pasear con nuestros compis, ellos nos obligan a saludar y conversar con otras personas con perro y se convierte en algo totalmente normal y natural, que nos ayuda a rodearnos de personas con valores parecidos a los nuestros. Por tanto, llegué a la conclusión de que tener perro también es bueno para la socialización.

Tener perro nos ayuda a ser más felices

El hecho de cuidar a nuestro perro nos ayuda a muchas cosas, pero entre ellas a madurar, a desarrollar más aún el sentido de la responsabilidad y del cuidado y también a dar cariño (lo sé, lo estaba escribiendo y he pensado ¡qué cursi! pero es que es cierto). Es tal el cariño que recibimos por nuestras mascotas que ellos nos entrenan para saber demostrarlo también. Y por último nos ayudan a saber conectar en general con el mundo animal y natural. Aprendemos a observar y a entender a los animales y nos cercioramos más aún en la gran inteligencia y capacidad de la que disponen.
En conclusión, y no me enrollo más, tener y cuidar a un perro, sí, es bueno para salud, el corazón y el espíritu.
Espero que no haya terminado con un broche demasiado sentimental, pero pienso que los que tenéis animales u os gustaría tenerlos, me entenderéis. Y, si me lo permitís, os diré que es precisamente por eso por lo que se ha creado Welcome Doggy, para tener una gran comunidad de personas que tengamos estos valores, nos apetezca estar conectados y así cuidar de nuestras mascotas cuando el otro no pueda y asegurarnos que siempre van a estar bien acompañados.
Pues nada más, muchísimas gracias por vuestro tiempo y que tengáis un día fantástico :D